SALMO 96

1 Canten al Señor un canto nuevo,

cante al Señor toda la tierra;

2 canten al Señor, bendigan su Nombre,

día tras día, proclamen su victoria.

3 Anuncien su gloria entre las naciones,

y sus maravillas entre los pueblos.

4 Porque el Señor es grande y muy digno de alabanza,

más temible que todos los dioses.

5 Los dioses de los pueblos no son más que apariencia,

pero el Señor hizo el cielo;

6 en su presencia hay esplendor y majestad,

en su Santuario, poder y hermosura.

7 Aclamen al Señor, familias de los pueblos,

aclamen la gloria y el poder del Señor;

8 aclamen la gloria del nombre del Señor.

Entren en sus atrios trayendo una ofrenda,

9 adoren al Señor al manifestarse su santidad:

¡que toda la tierra tiemble ante él!

10 Digan entre las naciones: «¡el Señor reina!

El mundo está firme y no vacilará.

El Señor juzgará a los pueblos con rectitud».

11 Alégrese el cielo y exulte la tierra,

resuene el mar y todo lo que hay en él;

12 regocíjese el campo con todos sus frutos,

griten de gozo los árboles del bosque.

13 Griten de gozo delante del Señor,

porque él viene a gobernar la tierra:

él gobernará al mundo con justicia,

y a los pueblos con su verdad.

SALMO 97

1 ¡El Señor reina! Alégrese la tierra,

regocíjense las islas incontables.

2 Nubes y Tinieblas lo rodean,

la Justicia y el Derecho son la base de su trono.

3 Un fuego avanza ante él

y abrasa a los enemigos a su paso;

4 sus relámpagos iluminan el mundo;

al verlo, la tierra se estremece.

5 Las montañas se derriten como cera

delante del Señor, que es el dueño de toda la tierra.

6 Los cielos proclaman su justicia

y todos los pueblos contemplan su gloria.

7 Se avergüenzan los que sirven a los ídolos,

los que se glorían en dioses falsos;

todos los dioses se postran ante él.

8 Sión escucha y se llena de alegría,

se regocijan las ciudades de Judá,

a causa de tus juicios, Señor.

9 Porque tú, Señor, eres el Altísimo:

estás por encima de toda la tierra,

mucho más alto que todos los dioses.

10 Tú amas, Señor, a los que odian el mal,

proteges la vida de tus fieles

y los libras del poder de los malvados.

11 Nace la luz para el justo,

y la alegría para los rectos de corazón.

12 Alégrense, justos, en el Señor

y alaben su santo Nombre.

SALMO 98

Salmo.

Canten al Señor un canto nuevo,

porque él hizo maravillas:

su mano derecha y su santo brazo

le obtuvieron la victoria.

2 El Señor manifestó su victoria,

reveló su justicia a los ojos de las naciones:

3 se acordó de su amor y su fidelidad

en favor del pueblo de Israel.

Los confines de la tierra han contemplado

el triunfo de nuestro Dios.

4 Aclame al Señor toda la tierra,

prorrumpan en cantos jubilosos.

5 Canten al Señor con el arpa

y al son de instrumentos musicales;

6 con clarines y sonidos de trompeta

aclamen al Señor, que es Rey.

7 Resuene el mar y todo lo que hay en él,

el mundo y todos sus habitantes;

8 aplaudan las corrientes del océano,

griten de gozo las montañas al unísono.

9 Griten de gozo delante del Señor,

porque él viene a gobernar la tierra;

él gobernará al mundo con justicia,

y a los pueblos con rectitud.

SALMO 99

1 ¡El Señor reina! Tiemblan los pueblos.

El tiene su trono sobre los querubines: la tierra vacila.

2 ¡Grande es el Señor en Sión!

3 El se alza sobre todas las naciones.

Alaben tu Nombre grande y temible.

¡Santo es el Señor!

4 Tú eres el rey poderoso que ama la justicia,

 tú has establecido lo que es recto,

tú ejerces sobre Jacob el derecho y la justicia.

5 Glorifiquen al Señor, nuestro Dios,

adórenlo ante el estrado de sus pies.

¡Santo es el Señor!

6 Moisés y Aarón, entre sus sacerdotes,

y Samuel, entre los que invocaban su Nombre,

clamaban al Señor y él les respondía.

7 Dios les hablaba desde la columna de nube;

ellos observaban sus mandamientos

y los preceptos que les había dado.

8 Señor, nuestro Dios, tú les respondías;

tú eras para ellos un Dios indulgente,

pero te vengabas de sus malas acciones.

9 Glorifiquen al Señor, nuestro Dios,

y adórenlo en su santa Montaña:

el Señor, nuestro Dios, es santo.

SALMO 100

Salmo de acción de gracias.

Aclame al Señor toda la tierra,

2 sirvan al Señor con alegría,

lleguen hasta él con cantos jubilosos.

3 Reconozcan que el Señor es Dios:

él nos hizo y a él pertenecemos;

somos su pueblo y ovejas de su rebaño.

4 Entren por sus puertas dando gracias,

entren en sus atrios con himnos de alabanza,

alaben al Señor y bendigan su Nombre.

5 ¡Qué bueno es el Señor!

Su misericordia permanece para siempre,

y su fidelidad por todas las generaciones.

Continúa el plan de lectura