SALMO 146

1 ¡Aleluya!

¡Alaba al Señor, alma mía!

2 Alabaré al Señor toda mi vida;

mientras yo exista, cantaré a mi Dios.

3 No confíen en los poderosos,

en simples mortales, que no pueden salvar:

4 cuando expiran, vuelven al polvo,

y entonces se esfuman sus proyectos.

5 Feliz el que se apoya en el Dios de Jacob

y pone su esperanza en el Señor, su Dios:

6 él hizo el cielo y la tierra,

el mar y todo lo que hay en ellos.

El mantiene su fidelidad para siempre,

7 hace justicia a los oprimidos

y da pan a los hambrientos.

El Señor libera a los cautivos,

8 abre los ojos de los ciegos

y endereza a los que están encorvados.

9 El Señor protege a los extranjeros

y sustenta al huérfano y a la viuda;

8c el Señor ama a los justos

y entorpece el camino de los malvados.

10 El Señor reina eternamente,

reina tu Dios, Sión,

a lo largo de las generaciones.

¡Aleluya!

SALMO 147

1 ¡Aleluya!

¡Qué bueno es cantar a nuestro Dios,

qué agradable y merecida es su alabanza!

2 El Señor reconstruye a Jerusalén

y congrega a los dispersos de Israel;

3 sana a los que están afligidos

y les venda las heridas.

4 El cuenta el número de las estrellas

y llama a cada una por su nombre:

5 nuestro Señor es grande y poderoso,

su inteligencia no tiene medida.

6 El Señor eleva a los oprimidos

y humilla a los malvados hasta el polvo.

7 Respondan al Señor dándole gracias,

toquen la cítara para nuestro Dios.

8 El cubre el cielo de nubes

y provee de lluvia a la tierra;

hace brotar la hierba en las montañas

y las plantas para provecho del hombre;

9 dispensa su alimento al ganado,

y a los pichones de cuervo que claman a él.

10 No le agrada el vigor de los caballos

ni valora los músculos del hombre:

11 el Señor ama a los que lo temen

y a los que esperan en su misericordia.

12 ¡Glorifica al Señor, Jerusalén,

alaba a tu Dios, Sión!

13 El reforzó los cerrojos de tus puertas

y bendijo a tus hijos dentro de ti;

14 él asegura la paz en tus fronteras

y te sacia con lo mejor del trigo.

15 Envía su mensaje a la tierra,

su palabra corre velozmente;

16 reparte la nieve como lana

y esparce la escarcha como ceniza.

17 El arroja su hielo como migas,

y las aguas se congelan por el frío;

18 da una orden y se derriten,

hace soplar su viento y corren las aguas.

19 Revela su palabra a Jacob,

sus preceptos y mandatos a Israel:

20 a ningún otro pueblo trató así

ni le dio a conocer sus mandamientos.

¡Aleluya!

SALMO 148

1 ¡Aleluya!

Alaben al Señor desde el cielo,

alábenlo en las alturas;

2 alábenlo, todos sus ángeles,

alábenlo, todos sus ejércitos.

3 Alábenlo, sol y luna,

alábenlo, astros luminosos;

4 alábenlo, espacios celestiales

y aguas que están sobre el cielo.

5 Alaben el nombre del Señor,

porque él lo ordenó, y fueron creados;

6 él los afianzó para siempre,

estableciendo una ley que no pasará.

7 Alaben al Señor desde la tierra,

los cetáceos y los abismos del mar;

8 el rayo, el granizo, la nieve, la bruma,

y el viento huracanado que obedece a sus órdenes.

9 Las montañas y todas las colinas,

los árboles frutales y todos los cedros;

10 las fieras y los animales domésticos,

los reptiles y los pájaros alados.

11 Los reyes de la tierra y todas las naciones,

los príncipes y los gobernantes de la tierra;

12 los ancianos, los jóvenes y los niños,

13 alaben el nombre del Señor.

Porque sólo su Nombre es sublime;

su majestad está sobre el cielo y la tierra,

14 y él exalta la fuerza de su pueblo.

¡A él, la alabanza de todos sus fieles,

y de Israel, el pueblo de sus amigos!

¡Aleluya!

SALMO 149

1 ¡Aleluya!

Canten al Señor un canto nuevo,

resuene su alabanza en la asamblea de los fieles;

2 que Israel se alegre por su Creador

y los hijos de Sión se regocijen por su Rey.

3 Celebran su Nombre con danzas,

cántenle con el tambor y la cítara,

4 porque el Señor tiene predilección por su pueblo

y corona con el triunfo a los humildes.

5 Que los fieles se alegren por su gloria

y canten jubilosos en sus fiestas.

6 Glorifiquen a Dios con sus gargantas

y empuñen la espada de dos filos:

7 para tomar venganza de los pueblos

y castigar a las naciones;

8 para atar con cadenas a sus reyes,

y con grillos de hierro a sus jefes.

9 Así se les aplicará la sentencia dictada:

esta es la victoria de todos tus fieles.

¡Aleluya!

SALMO 150

1 ¡Aleluya!

Alaben a Dios en su Santuario,

alábenlo en su poderoso firmamento;

2 alábenlo por su inmensa grandeza.

3 Alábenlo con toques de trompeta,

alábenlo con el arpa y la cítara;

4 alábenlo con tambores y danzas,

alábenlo con laudes y flautas.

5 Alábenlo con platillos sonoros,

alábenlo con platillos vibrantes,

6 ¡Que todos los seres vivientes

alaben al Señor!

¡Aleluya!

Continúa el plan de lectura