SALMO 141

Salmo de David.

Yo te invoco, Señor, ven pronto en mi ayuda;

escucha mi voz cuando te llamo;

2 que mi oración suba hasta ti como el incienso,

y mis manos en alto, como la ofrenda de la tarde,

3 Coloca, Señor, un guardián en mi boca

y un centinela a la puerta de mis labios;

4 no dejes que mi corazón se incline a la maldad,

o a cometer delitos con hombres perversos.

¡No, nunca gustaré de sus manjares!

5 Que el justo me golpee como amigo y me corrija,

pero que el óleo del malvado no perfume mi cabeza:

yo seguiré oponiendo mi oración a sus maldades.

6 Sus príncipes cayeron despeñados,

esos que se complacían en oírme decir:

7 «Como una piedra de molino hecha pedazos

están esparcidos nuestros huesos

ante las fauces del Abismo».

8 Pero mis ojos, Señor, fijos en ti:

en ti confío, no me dejes indefenso.

9 Protégeme del lazo que me han tendido

y de las trampas de los que hacen el mal.

10 ¡Caigan los malvados en sus propias redes,

mientras yo paso sin hacerme daño!

SALMO 142

Poema de David. Cuando estaba en la cueva. Oración.

2 Invocaré al Señor con toda mi voz,

con toda mi voz suplicaré al Señor;

3 expondré mi queja ante él,

expresaré mi angustia en su presencia.

4 Ya se me acaba el aliento,

pero tú conoces mi camino:

en la senda por donde voy

me han ocultado una trampa.

5 Miro a la derecha, observo,

y no hay nadie que se ocupe de mí;

ya no tengo dónde refugiarme,

nadie se interesa por mi vi da.

6 Por eso clamo a ti, Señor, y te digo:

«Tú eres mi refugio,

mi herencia en la tierra de los vivientes».

7 Atiende a mi clamor,

porque estoy en la miseria;

líbrame de mis perseguidores,

porque son más fuertes que yo.

8 Sácame de la prisión,

y daré gracias a tu Nombre:

porque los justos esperan

que me concedas tu favor.

SALMO 143

Salmo de David.

Señor, escucha mi oración,

atiende a mi plegaria;

respóndeme, por tu fidelidad y tu justicia.

2 No llames a juicio a tu servidor,

porque ningún ser viviente es justo en tu presencia.

3 El enemigo me persiguió a muerte,

aplastó mi vida contra el suelo;

me introdujo en las tinieblas,

como a los muertos de hace muchos años.

4 El aliento se extingue en mi interior,

mi corazón desfallece en mi pecho.

5 Me acuerdo de los tiempos pasados,

medito todas tus acciones;

considero la obra de tus manos

6 y extiendo mis brazos hacia ti:

suspiro por ti como tierra reseca.

7 Respóndeme en seguida, Señor,

porque estoy sin aliento.

No me ocultes tu rostro,

para que yo no sea como los que bajan a la fosa.

8 Que yo experimente tu amor por la mañana,

porque confío en ti;

indícame el camino que debo seguir,

porque a ti elevo mi alma.

9 Líbrame, Señor, de mis enemigos,

porque me refugio en ti;

10 enséñame a hacer tu voluntad,

porque tú eres mi Dios.

Que tu espíritu bondadoso me conduzca

por una tierra llana.

11 Por amor de tu Nombre, Señor,

consérvame la vida.

Por tu justicia, sácame del peligro;

12 por tu fidelidad, destruye a mi enemigo;

aniquila a mis opresores,

porque yo soy tu servidor.

SALMO 144

De David.

Bendito sea el Señor, mi Roca,

el que adiestra mis brazos para el combate

y mis manos para la lucha.

2 El es mi bienhechor y mi fortaleza,

mi baluarte y mi libertador;

él es el escudo con que me resguardo,

y el que somete los pueblos a mis pies.

3 Señor, ¿qué es el hombre para que tú lo cuides,

y el ser humano, para que pienses en él?

4 El hombre es semejante a un soplo,

y sus días son como una sombre fugaz.

5 Inclina tu cielo, Señor, y desciende;

toca las montañas para que arrojen humo.

6 Lanza un rayo y dispersa a tus enemigos,

dispara tus flechas, y confúndelos.

7 Extiende tu mano desde lo alto,

y líbrame de las aguas caudalosas;

sálvame del poder de los extranjeros,

8 que dicen mentiras con la boca

y tienen las manos llenas de traición.

9 Dios mío, yo quiero cantarte un canto nuevo

y tocar para ti con el arpa de diez cuerdas,

10 porque tú das la victoria a los reyes

y libras a David, tu servidor.

Líbrame de la espada maligna,

11 sálvame del poder de los extranjeros,

que dicen mentiras con la boca

y tienen las manos llenas de traición.

12 Que nuestros hijos sean como plantas,

florecientes en plena juventud;

que nuestras hijas se asemejen a columnas,

esculpidas como las de un palacio.

13 Que nuestros graneros estén repletos

con productos de todas las especies;

que nuestros rebaños se reproduzcan a millares

en todas nuestras praderas.

14 Que nuestros bueyes estén bien cargados,

que no haya brechas ni aberturas en los muros

ni gritos de angustia en nuestras plazas.

15 ¡Feliz el pueblo que tiene todo esto,

feliz el pueblo cuyo Dios es el Señor!

SALMO 145

1 Himno de David.

[Alef] Te alabaré, Dios mío, a ti, el único Rey,

y bendeciré tu Nombre eternamente;

2 [Bet] Día tras día te bendeciré,

y alabaré tu Nombre sin cesar.

3 [Guímel] ¡Grande es el Señor y muy digno de alabanza:

su grandeza es insondable!

4 [Dálet] Cada generación celebra tus acciones

y le anuncia a las otras tus portentos:

5 [He] Ellas publican sus tremendos prodigios

y narran tus grandes proezas;

6 [Vau]: Ellas publican tus tremendos prodigios

y narran tus grandes proezas.

7 [Zain] divulgan el recuerdo de tu inmensa bondad

y cantan alegres por tu victoria.

8 [Jet] El Señor es bondadoso y compasivo,

lento para enojarse y de gran misericordia;

9 [Tet] el Señor es bueno con todos

y tiene compasión de todas sus criaturas.

10 [Iod] Que todas tus obras te den gracias, Señor,

y tus fieles te bendigan;

11 [Caf] que anuncien la gloria de tu reino

y proclamen tu poder.

12 [Lámed] Así manifestarán a los hombres tu fuerza

y el glorioso esplendor de tu reino:

13 [Mem] Tu reino es un reino eterno,

y tu dominio permanece para siempre.

[Nun] El Señor es fiel en todas sus palabras

y bondadoso en todas sus acciones.

14 [Sámec] El Señor sostiene a los que caen

y endereza a los que están encorvados.

15 [Ain] Los ojos de todos esperan en ti,

y tú les das la comida a su tiempo;

16 [Pe] abres tu mano

y colmas de favores a todos los vivientes.

17 [Sade] El Señor es justo en todos sus caminos

y bondadoso en todas sus acciones.

18 [Qof] El Señor está cerca de aquellos que lo invocan,

de aquellos que lo invocan de verdad;

19 [Res] cumple los deseos de sus fieles,

escucha su clamor y los salva;

20 [Sin] el Señor protege a todos sus amigos

y destruye a los malvados.

21 [Tau] Mi boca proclamará la alabanza del Señor:

que todos los vivientes bendigan su santo Nombre,

desde ahora y para siempre.

Continúa el plan de lectura