SALMO 111

1 ¡Aleluya!

[Alef]Doy gracias al Señor de todo corazón,

[Bet]en la reunión y en la asamblea de los justos.

2 [Guímel] Grandes son las obras del Señor:

[Dálet] los que las aman desean comprenderlas.

3 [He] Su obra es esplendor y majestad,

[Vau] su justicia permanece para siempre.

4 [Zain] El hizo portentos memorables,

[Jet] el Señor es bondadoso y compasivo.

5 [Tet] Proveyó de alimento a sus fieles

[Iod] y se acuerda eternamente de su alianza.

6 [Caf] Manifestó a su pueblo el poder de sus obras,

[Lámed] dándole la herencia de las naciones.

7 [Mem] Las obras de sus manos son verdad y justicia;

[Nun] todos sus preceptos son indefectibles:

8 [Sámec] están afianzados para siempre

[Ain] y establecidos con lealtad y rectitud.

9 [Pe] El envió la redención a su pueblo,

[Sade] promulgó su alianza para siempre:

[Qof] Su Nombre es santo y temible.

10 [Res] El temor del Señor es el comienzo de la sabiduría:

[Sin] son prudentes los que lo practican.

[Tau] Su alabanza por siempre permanece.

SALMO 112

1 ¡Aleluya!

[Alef] Feliz el hombre que teme al Señor

[Bet] y se complace en sus mandamientos.

2 [Guímel] Su descendencia será fuerte en la tierra:

[Dálet] la posteridad de los justos es bendecida.

3 [He] En su casa habrá abundancia y riqueza,

[Vau] su generosidad permanecerá para siempre.

4 [Zain] Para los buenos brilla una luz en las tinieblas:

[Jet] es el Bondadoso, el Compasivo y el Justo.

5 [Tet] Dichoso el que se compadece y da prestado,

[Iod] y administra sus negocios con rectitud.

6 [Caf] El justo no vacilará jamás,

[Lámed] su recuerdo permanecerá para siempre.

7 [Mem] No tendrá que temer malas noticias:

[Nun] su corazón está firme, confiado en el Señor.

8 [Sámec] Su ánimo está seguro, y no temerá,

[Ain] hasta que vea la derrota de sus enemigos.

9 [Pe] El da abundantemente a los pobres:

[Sade] su generosidad permanecerá para siempre,

[Qof] y alzará su frente con dignidad.

10 [Res] El malvado, al verlo, se enfurece,

[Sin] rechinan sus dientes y se consume;

[Tau] pero la ambición de los malvados se frustrará.

SALMO 113

1 ¡Aleluya! Alaben, servidores del Señor,

alaben el nombre del Señor.

2 Bendito sea el nombre del Señor,

desde ahora y para siempre.

3 Desde la salida del sol hasta su ocaso,

sea alabado el nombre del Señor.

4 El Señor está sobre todas las naciones,

su gloria se eleva sobre el cielo,

5 ¿Quién es como el Señor, nuestro Dios,

que tiene su morada en las alturas,

6 y se inclina para contemplar

el cielo y la tierra?

7 El levanta del polvo al desvalido,

alza al pobre de su miseria,

8 para hacerlo sentar entre los nobles,

entre los nobles y su pueblo;

9 él honra a la mujer estéril en su hogar,

haciendo de ella una madre feliz.

SALMO 114

¡Aleluya!

1 Cuando Israel salió de Egipto,

la familia de Jacob, de un pueblo extranjero,

2 Judá se convirtió en su Santuario,

la tierra de Israel fue su dominio.

3 El Mar, al verlos, huyó,

el Jordán se volvió atrás;

4 los montes saltaron como carneros

y las colinas, como corderos.

5 ¿Qué tienes, Mar? ¿Por qué huyes?

Y tú, Jordán, ¿por qué te vuelves atrás?

6 Montes, ¿por qué saltan como carneros,

y ustedes, colinas, como corderos?

7 Tiembla, tierra, delante del Señor,

ante el rostro del Dios de Jacob,

8 el que convierte las rocas en estanques,

y los peñascos en manantiales.

SALMO 115

1 No nos glorifiques a nosotros, Señor:

glorifica solamente a tu Nombre,

por tu amor y tu fidelidad.

2 ¿Por qué han de decir las naciones:

«¿Dónde está su dios»?

3 Nuestro Dios está en el cielo y en la tierra,

él hace todo lo que quiere.

4 Los ídolos, en cambio, son plata y oro,

obra de las manos de los hombres.

5 Tienen boca, pero no hablan,

tienen ojos, pero no ven;

6 tienen orejas, pero no oyen,

tienen nariz, pero no huelen.

7 Tienen manos, pero no palpan,

tienen pies, pero no caminan;

ni un solo sonido sale de su garganta.

8 Como ellos serán los que los fabrican,

los que ponen en ellos su confianza.

9 Pueblo de Israel, confía en el Señor:

él es tu ayuda y tu escudo;

10 familia de Aarón, confía en el Señor;

él es tu ayuda y tu escudo;

11 confíen en el Señor todos los que lo temen:

él es su ayuda y su escudo.

12 Que el Señor se acuerde de nosotros y nos bendiga:

bendiga al pueblo de Israel,

bendiga a la familia de Aarón,

13 bendiga a los que temen al Señor,

a los pequeños y a los grandes.

14 Que el Señor los multiplique,

a ustedes y a sus hijos;

15 y sean bendecidos por el Señor,

que hizo el cielo y la tierra.

16 El cielo pertenece al Señor,

y la tierra la entregó a los hombres.

17 Los muertos ya no alaban al Señor,

ni tampoco a los que bajaron del sepulcro.

18 Nosotros, los vivientes, bendecimos al Señor,

desde ahora y para siempre.

¡Aleluya!

Continúa el plan de lectura