Capítulo 1

1 Palabra del Señor que fue dirigida a Oseas, hijo de Beerí, en tiempos de Ozías, de Jotam, de Ajaz y de Ezequías, reyes de Judá, y en tiempos de Jeroboam, hijo de Joás, rey de Israel.

2 Comienzo de lo que habló el Señor por medio de Oseas. El Señor le dijo: «Ve, toma por esposa a una mujer entregada a la prostitución, y engendra hijos de prostitución, porque el país no hace más que prostituirse, apartándose del Señor».

3 El fue y tomó por esposa a Gómer, hija de Diblaim; ella concibió y le dio un hijo.

4 Entonces el Señor dijo a Oseas: «Llámalo Izreel, porque dentro de poco tiempo pediré cuenta a la casa de Jehú por la sangre derramada en Izreel, y pondré fin al reinado de la casa de Israel.

5 Aquel día, yo quebraré el arco de Israel en el valle de Izreel».

6 Ella concibió otra vez y dio a luz una hija. El Señor dijo a Oseas: «Llámala «No compadecida», porque ya no volveré a compadecerme de la casa de Israel, sino que les retiraré mi compasión.

7 Pero me compadeceré de la casa de Judá, y los salvaré por medio del arco, ni de la espada, ni de las armas de guerra, ni tampoco por medio de caballos y jinetes».

8 Después que dejó de amamantar a «No compadecida», Gómer concibió y dio a luz un hijo.

9 Entonces el Señor dijo: «Llámalo «No es mi pueblo», porque ustedes no son mi pueblo, ni yo seré para ustedes “El que es”».

Capítulo 2

1 El número de los israelitas será como la arena del mar, que no se puede medir ni contar; y en lugar de decirles: «Ustedes no son mi pueblo», les dirán: «Hijos del Dios viviente».

2 Entonces los hijos de Judá se reunirán con los hijos de Israel: designarán para sí un jefe único y desbordarán del país, porque será grande el día de Izreel.

3 Digan a sus hermanos: «Mi pueblo» y a sus hermanas: «compadecida».

4 ¡Acusen a su madre, acúsenla! Porque ella no es mi mujer ni yo soy su marido. Que aparte de su rostro sus prostituciones, y sus adulterios de entre sus senos.

5 Si no, la desnudaré por completo y la dejaré como el día en que nació; haré de ella un desierto, la convertiré en tierra árida y la haré morir de sed.

6 Y no tendré compasión de sus hijos, porque son hijos de prostitución.

7 Sí, su madre se prostituyó, la que los concibió se cubrió de vergüenza, porque dijo: «Iré detrás de mis amantes, los que me dan mi pan y mi agua, mi lana y mi lino, mi aceite y mis bebidas».

8 Por eso voy a obstruir su camino con espinas, la cercaré con un muro, y no encontrará sus senderos.

9 Irá detrás de sus amantes y no los alcanzará, los buscará y no los encontrará. Entonces dirá: Volveré con mi primer marido, porque antes me iba mejor que ahora».

10 Ella no reconoció que era yo el que le daba el trigo, el vino nuevo y el aceite fresco; el que le prodigaba la plata y el oro que ellos emplearon para Baal.

11 Por eso retiraré mi trigo a su tiempo y mi vino en su estación; arrancaré mi lana y mi lino, con los que cubría su desnudez.

12 Ahora descubriré su deshonra a la vista de todos sus amantes, y nadie la librará de mi mano.

13 Haré cesar toda su alegría, sus fiestas, sus novilunios, sus sábados y todas sus solemnidades.

14 Devastaré su viña y su higuera, de las que ella decía: «Este es el salario que me dieron mis amantes». Las convertiré en una selva y las devorarán los animales del campo.

15 Le pediré cuenta por los días de los Baales, a los que ella quemaba incienso, cuando se adornaba con su anillo y su collar e iba detrás de sus amantes, olvidándose de mí –oráculo del Señor–.

16 Por eso, yo la seduciré, la llevaré al desierto y le hablaré de su corazón.

17 Desde allí, le daré sus viñedos y haré del valle de Acor una puerta de esperanza. Allí, ella responderá como en los días de su juventud, como el día en que subía del país de Egipto.

18 Aquel día –oráculo del Señor– tú me llamarás: «Mi esposo» y ya no me llamarás: «Mi Baal».

19 Le apartaré de la boca los nombres de los Baales, y nunca más serán mencionados por su nombre.

20 Yo estableceré para ellos, en aquel día una alianza con los animales del campo, con las aves del cielo y los reptiles de la tierra; extirparé del país el arco, la espada y la guerra, y haré que descansen seguros.

21 Yo te desposaré para siempre, te desposaré en la justicia y el derecho, en el amor y la misericordia;

22 te desposaré en la fidelidad, y tú conocerás al Señor.

23 Aquel día yo responderé –oráculo del Señor– responderé a los cielos y ellos responderán a la tierra;

24 y la tierra responderá al trigo, al vino nuevo y al aceite fresco, y ellos responderán a Izreel.

25 Yo la sembraré para mí en el país; tendré compasión de «No compadecida» y diré a «No es mi pueblo»: «¡Tú eres Mi Pueblo!» y él dirá: «¡Dios mío!».

Capítulo 3

1 El Señor me dijo: «Ve una vez más, y ama a una mujer amada por otro y adúltera, como ama el Señor a los israelitas, mientras ellos se vuelven a otros dioses y aman las tortas de uvas».

2 Yo la compré por quince siclos de plata, y por una carga y media de cebada.

3 Entonces le dije: «Durante mucho tiempo, estarás conmigo; no te prostituirás ni te entregarás a otro hombre. Y yo haré lo mismo contigo».

4 Porque durante mucho tiempo, los israelitas estarán sin rey y sin jefe, sin sacrificio y sin piedra conmemorativa, sin efod y sin ídolos familiares.

5 Después los israelitas volverán y buscarán al Señor, su Dios, y a David, su rey; y acudirán con temor al Señor y a sus bienes, en los días futuros.

Continúa el plan de lectura