Capítulo 25

1 Bildad de Súaj replicó, diciendo:

2 Su dominio es soberano y temible: él hace reinar la paz en sus alturas.

3 ¿Se pueden contar sus legiones? ¿Sobre quién no se alza su luz?

4 ¿Cómo puede un hombre ser justo ante Dios o ser puro un hijo de mujer?

5 Si hasta la luna no tiene brillo ni las estrellas son puras a sus ojos,

6 ¡cuánto menos el hombre, ese gusano, el hijo del hombre, que es sólo una lombriz!

Capítulo 26

1 Job replicó, diciendo:

2 ¡Qué bien has ayudado al débil y socorrido al brazo sin fuerza!

3 ¡Qué bien has aconsejado al ignorante y enseñado la prudencia al simple!

4 ¿A quién le has dirigido tus palabras y quién inspiraba lo que salió de ti?

5 Bajo la tierra se retuercen las Sombras, las aguas y los que habitan en ellas.

6 El Abismo está desnudo ante él, y nada cubre a la Perdición.

7 El extiende el Norte sobre el vacío, suspende la tierra sobre la nada.

8 Encierra el agua en sus densos nubarrones, y las nubes no se rompen bajo su peso.

9 Oscurece la faz de la luna llena, desplegando sus nubes contra ella.

10 Trazó un círculo sobre la superficie de las aguas, en el límite mismo de la luz y las tinieblas.

11 Las columnas del cielo vacilan, presas de terror por su amenaza.

12 Con su fuerza, reprimió al Mar, con su inteligencia, quebrantó a Rahab.

13 Con su soplo, despejó los cielos, su mano traspasó a la Serpiente huidiza.

14 ¡Y esto no es más que un vestigio de su poder! ¡Qué eco tan débil percibimos de él! ¿Quién entenderá, entonces, su poderío atronador?

Capítulo 27

1 Job continuó pronunciando su poema, y dijo:

2 ¡Por el Dios viviente, que me priva de mi derecho, y por el Todopoderoso, que me llenó de amargura;

3 mientras haya en mí un aliento de vida y el soplo de Dios esté en mis narices,

4 mis labios no dirán nada falso ni mi lengua pronunciará una mentira!

5 ¡Lejos de mí darles la razón a ustedes: hasta que expire, no renunciaré a mi integridad!

6 Me aferré a mi justicia, y no la soltaré mi corazón no se avergüenza de ninguno de mis días.

7 ¡Que mi enemigo tenga la suerte del malvado, y mi adversario, la del hombre injusto!

8 Porque ¿qué puede esperar el impío, aunque suplique, aunque eleve su alma a Dios?

9 ¿Acaso Dios escuchará su grito cuando le sobrevenga la calamidad?

10 ¿Se deleita él en el Todopoderoso e invoca a Dios en todo tiempo?

11 Yo los instruyo sobre la conducta de Dios, no oculto las intenciones del Todopoderoso, ¿por qué se pierden en pensamientos vanos?

12 Si todos ustedes ya lo han comprobado, ¿por qué se pierden en pensamientos vanos?

13 Esta es la parte que Dios asigna al malvado y la herencia que los violentos reciben del Todopoderoso.

14 Si tienen muchos hijos, la espada los espera, y sus vástagos no se saciarán de pan.

15 A los que sobrevivan, los sepultará la Muerte, y sus viudas no llorarán.

16 Si él acumula plata como polvo y amontona ropa fina como arcilla,

17 ¡que siga amontonando!: un justo se vestirá con ella y un inocente heredará la plata.

18 Se edificó una casa como la araña, como la choza que hace un guardián.

19 Se acuesta rico, pero es por última vez: abre los ojos, y no queda nada.

20 En pleno día lo asaltan los terrores y por la noche lo arrebata un torbellino.

21 El viento del este lo levanta y se lo lleva, lo barre del lugar donde habita.

22 Se lo hostiga sin compasión y tiene que huir de la mano que lo hiere.

23 La gente aplaude por su ruina y se lo silba por todas partes.

Continúa el plan de lectura